viernes, 18 de octubre de 2013

LA CIUDAD DE LAS FLORES

Era un veintitrés de noviembre de hace cincuenta y seis años.
En la provincia española de Sidi- Ifni las líneas de comunicación militar quedan cortadas y desde algunos fuertes y puestos avanzados comienzan a llegar agónicas peticiones de auxilio.
Los marroquíes han invadido nuestra provincia, nuestra tierra y vienen por miles, envalentonados y bien armados, dispuestos a pasar a todo español o simpatizante a cuchillo.

Tiugsa, Temín, Tabelcut, Tiluín y Tezlata en Isbuía emiten informes de que están siendo atacados por fuerzas enemigas. En la ciudad de Ifni, capital de la provincia, la población se levanta de la cama con un nudo en el pecho.

Los puestos fronterizos y los destacamentos más pequeños se pierden bajo la ola de enemigos. Algunos, defendidos por saharauis leales y valientes, resistirán hasta la muerte.

En la capital se logra rechazar el ataque marroquí. A duras penas, pues no hay apenas municiones para los viejos máuser de cinco tiros, ni granadas de mortero que están casi todos descalibrados y viejos, no hay apenas combustible. Por no haber no hay siquiera botas pues los soldados españoles calzan alpargatas de esparto y cuerda.

Sin embargo los soldados de España, acostumbrados de antiguo a luchar solos y sin esperanzas, detienen a los marroquíes, que pese a su armamento superior, no se atreven a acercarse demasiado limitándose a bombardear de lejos con morteros.
Morteros nuevecitos vendidos por los españoles… ¡Que tiene cojones la cosa!

Lo mismo sucedía en los fuertes asediados… Una hazaña que está (como todas) perdida de nuestra memoria.
Unos hombres que pese a el abandono, la miseria, la distancia, la pasada guerra civil cuyas huellas permanecían todavía frescas, pese a no tener comida, ni agua, ni munición, ni certeza de victoria, aguantaron a pie firme entre las aspilleras y los muros, entre los bombazos y los disparos de un enemigo muy superior que pretendía echarlos de allí. Y aquellos hombres, como buenos españoles que eran, no permitieron que aquello sucediese, no al menos sin pagar el precio que siempre pagaron los enemigos de España cuando la atacaron. No al menos sin plantar cara y dejarle claro a sus enemigos que dentro de aquellos fuertes estaban los más duros soldados del mundo.
El ejército de las alpargatas, sí, pero también el ejército de los huevos de hierro.


TILUÍN:

Sesenta Tiradores de Ifni, una unidad en la que había españoles peninsulares y españoles de la provincia saharaui, defienden el puesto ante el ataque organizado de los marroquíes desde el mismo día veintitrés de noviembre.
Igual que en las películas sobre La Legión Extranjera francesa, que a esos, si les hacen películas y documentales donde cuentan sus batallas y ensalzan su valor y su aguerrida bravura, aunque sea mentira, pero claro, no nacieron en España.
A los nuestros no les hace películas nadie.
Imaginen el desierto, la arena y el calor sofocante. Imaginen la línea del horizonte llena de enemigos que atacan y atacan sin descanso en oleadas inacabables.
El fuego incesante de mortero sobre la posición, las ametralladoras barriendo los muros.
Imaginen a los españoles en las aspilleras, venga meter peines al máuser, que es viejo pero fiable y preciso, ¡menos mal que algo funciona!, porque los morteros se atascan cada dos tiros, porque resulta que la munición es el sobrante de la batalla de Bailén, y las granadas no sabe uno si le van a estallar en la cara cuando las lanza.
Y apenas hay agua y comida para los sesenta soldados y para los civiles que hay refugiados allí dentro.

El veinticinco de noviembre, al amanecer, se escuchan viejos motores de aviación romper el aire del desierto…
Son una escuadrilla de vetustos Heinkel He 111, que en vuelo rasante ametrallan el suelo como lo habían hecho los alemanes hacía veinte años. Los yanquis han prohibido a España que use el armamento y el material fabricado por ellos en la lucha contra Marruecos. Hideputas, pero, da lo mismo,  pues era también material excedente de cuando la guerra mundial.
Así que con los “Pepes” al ataque…

Detrás llegan los Junker JU 87 e igual que en Creta hacía años lanzan muñequitos que bailan en el aire y que se recortan en la oscuridad descendiendo sobre las cercanías del fuerte de Tiluín.

Son los paracaidistas del capitán Sánchez Duque que descienden bajo un intensísimo fuego del enemigo, que dispara sobre ellos mientras están en el aire o intentan acribillarlos al tomar tierra.
El primer salto de combate…
Los fogonazos salen desde todas partes para recibir a los novatos paracas, que sin embargo, saben reaccionar y responden al fuego mientras entran en el fuerte. Traen con ellos algún bastimento y órdenes de reforzar la guarnición y defender el fuerte.

Desde el aire se suministran las municiones y el agua, pero las cajas se desparraman al caer y los cartuchos se retuercen,  por fortuna, con el viejo máuser español se puede disparar casi todo. El agua y los víveres apenas dan para la ración diaria y encima, desde Madrid, se ordena recuperar los paracaídas usados que están desparramados por el desierto.
Se hacen entonces salidas para recuperarlos y en aquel fuerte, ciento treinta españoles luchan y mueren defendiendo su bandera.
Aguantarán hasta que el día tres de diciembre, cuando una bandera legionaria rompe  el cerco enemigo y los saque de allí.
El camino hasta Sidi-Ifni no será ningún camino de rosas, sin vehículos y repeliendo constantes emboscadas del enemigo cada pocos kilómetros.
Los defensores de Tiluín se unirán a otra columna que viene desde el fuerte de:

TZELATA en ISBUÍA:

El fuerte había sido atacado, al igual que los otros, a primeras horas del veintitrés de noviembre. Rodeado por fuerzas muy superiores y bombardeado con morteros y barrido con fuego de fusiles y ametralladoras.

Se habían pedido de urgencia municiones y víveres a la capital, pues como todos los demás fuertes estaba mal abastecido, con lo justo para ir tirando pero no para soportar un asedio largo y duro como el que planteaba el enemigo.

Una sección de paracaidistas es enviada en ayuda del fuerte. Será un convoy de  camiones y ambulancias llevando medicinas y municiones.
El camino hasta Telata será un continuo escaramuzar con el enemigo emboscado, un enemigo que inunda las peñas y las chumberas y que espera agazapado, dispuesto a matar españoles.
El convoy no logra alcanzar el fuerte queda paralizado por el intenso fuego enemigo a apenas un par de kilómetros.

Entonces sobre una loma se organiza la defensa, con cuatro piedras y los zapapicos y el valor y la determinación de aquellos valientes se construye un exiguo fortín y nuestros compatriotas con las bocas secas gritaban: ¡Viva España! mientras rechazaban a la bayoneta todos los ataques enemigos.
Los del fuerte los ven en la distancia y así de lejos deberán apoyarse unos a otros, porque el enemigo no tiene intención alguna de abandonar.
Unos y otros aguantarán firmes, viendo caer a los compañeros,  hasta que el día dos de diciembre  se logra romper el cerco de los moros y se rescatan a nuestros compatriotas del fuerte de Telata.

Se unirán a los que llegan desde Tiluín sedientos y rotos como ellos, pero con el orgullo pintado en los rostros demacrados de labios cortados.
Los muertos viajan en la caja de un camión, cuerpos inertes y fríos cuyas almas estaban ya en la parte más hermosa del paraíso, junto a los miles de compatriotas muertos durante La Historia por el mismo ideal por el que ellos habían caído. España.
Allí estaban, junto a los otros, el teniente Ortiz de Zárate y el soldado de transmisiones Fandos, que se habían convertido en héroes por su ejemplo de valor y esfuerzo, de sacrificio por los compañeros, de integridad humana llevada hasta el final.

Los españoles se retiran a la capital Ifni, de donde el enemigo pretende cercarlos y echarlos a patadas.
Pero si no han podido echarlos de pequeños y mal defendidos puestos, mal podrán expulsarlos de la capital.
Y más ahora que parece que toda la península, la metrópoli, se ha puesto en pie de guerra.
El asedio de Sidi Ifni durará hasta el verano siguiente, pero los marroquíes no se atreverán a lanzar ningún ataque serio.
Aquellos soldados en alpargatas, renegridos de sol, acostumbrados a las calamidades y enamorados del desierto, están dispuestos a luchar hasta el final y aquello les causaba demasiado respeto.

De esta manera empezó hace cincuenta y cinco años La Guerra Olvidada de Sidi Ifni.
Allí La Brigada Paracaidista una unidad recién nacida, se cubrió de gloria y aprendió a morir sobre el terreno, sin apenas instrucción, con material que había que reutilizar mil veces, con aviones del tiempo de Matusalen, y hasta sin  jurar bandera saltaron algunos de los aviones. Y con la instrucción de tiro aprendida por el camino…

La Legión y Los Regulares y Los Tiradores de Ifni, y los sanitarios y los conductores y los cantineros… Todos se ganaron la honra y la gloria, por que una vez más, abandonados, lejos y solos los soldados españoles le demostraron al enemigo que no se nos puede atacar sin esperar respuesta, que siempre responderemos y venceremos las dificultades y pasaremos hambre y sed, pero que jamás, jamás nos rendiremos:

-        Como en Numancia Mohamed, ¿te suena?... Pues eso.

Hoy día en nuestra España solidaria, desmemoriada, irrespetuosa con su pasado y con el futuro hipotecado, nadie se acuerda de aquella guerra, muchos solamente la nombran para criticar al régimen anterior y soltar espumarajos por la boca.
Pocos abuelos nos quedan que puedan contarnos lo que sintieron cuando aquella noche de noviembre saltaron desde un viejo avión con un solo objetivo en la cabeza y en el corazón. Rescatar a sus hermanos sitiados. A españoles como ellos que estaban en peligro.
Y lo hicieron. Lo lograron… ¡Con dos cojones!

Hoy día montaríamos debates sobre si es moralmente reprobable nuestra actitud, que si pobres moritos esclavizados por occidente, que si fascistas que sólo piensan en matar, que si mejor enviamos una ONG de ésas que salen de puta madre en la tele, que si vamos, que vayamos sin armas, que hay que ver por un cacho de desierto nos vamos a matar…

Hoy en día  por mucho avión moderno que tuviésemos, nos costaría llenarlo de gente así. Como aquella.

Y los que nos fuésemos, que alguno hay, nos iríamos viendo las pistas llenas de gente insultándonos y acordándose de nuestras santas madres, con pancartas que pondrían: “No a la guerra” y “aAlianza de civilizaciones”, con artistas, cantantes y actores desgarrándose las vestiduras y los ojos desorbitados.

Hoy día, me temo, que a los sitiados de Telata o de Tiluín les iban a dar, y mucho, por donde el pepino amarga… Y a mí pensar eso hace que la cara se me caiga de vergüenza.

Cuánto me gustaría encontrarme en un parque con algún abuelo, y que de la casualidad de que fue “paraca” y saltó sobre Tiluín, y sentarme a su lado y pedirle que me cuente.
Estoy convencido de que si lo encuentro, cuando termine de contarme su historia, a la vergüenza la habrá sustituido el orgullo y a la pena la alegría y a la desesperanza el consuelo.
Seguro que vuelvo a sentir dentro, que nacer español fue, es y será mi mayor fortuna y mi mayor privilegio.

Dedicado a los españoles que hace cincuenta y pocos años (tan sólo) se dejaron la vida en una tierra seca y dura, hermosa y mágica, que era nuestra y que no íbamos a dejar que nos arrebatasen.

© A. Villegas Glez.

  

7 comentarios:

  1. Este país está como está por no honrar su memoria y a todos los españoles que derramaron su sangre por defender su Patria...no quedan españoles como aquellos en el país del letargo, del borreguismo, del botellón y la indolencia...pobre España...ojalá esto cambie algún día. ¡Viva España!

    ResponderEliminar
  2. ¡Viva España! Claro que hay españoles de aquellos. Muchos de los que leemos estos relatos ciertos y, después de llorar de alegría deseamos honrar a nuestros héroes con la lucha que por España nos toca hoy. No nos dejan organizarnos, pero Dios proveerá. España ha de dar mucha Gloria. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio, hace poco sigo tus relatos novelados. Me gustan, mucho. Hoy solo una cuestión: Los Heinkel 111 a los que te refieres como "Pepes" eran denominados así realmente o querías decir "Pedros"?
    Un abrazo. Un gavioto.

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio,
    Hace poco leo tus historias noveladas. Me gustan, mucho. Hoy sólo una cuestión: Los aviones Heinkel-111 a los que te refieres y que llamas "Pepes" son los denominados "Pedros" o son otros aviones?
    Gracias, enhorabuena y ánimo. Un gavioto.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracia a todos. Efectivamente se les llamó Pedros y no Pepes.... Perdón por el patinazo

    ResponderEliminar
  6. Buenos días D. Antonio, primero felicitarle por sus relatos en los que siento como si estuviera en cada episodio de nuestra gran historia que escribe.
    Segundo corregirlo, los aviones que utilizo la Agrupación de Banderas Paracaidistas en Ifni, no fueron los Ju-87, puesto que estos eran bombarderos en picado, si no que fueron los Ju-52 estos si eran de transporte. De hecho yo he llegado a volar en ellos y me recordaban a las furgonetas 2cv.
    Y tercero, no hay que remontarse a los abuelos, en mi familia, mi padre y mi tío lucharon en Ifni, el primero en Tiradores y el segundo en los paracas.
    Un Saludo en primer tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Buenos días D. Antonio, primero felicitarle por sus relatos en los que siento como si estuviera en cada episodio de nuestra gran historia que escribe.
    Segundo corregirlo, los aviones que utilizo la Agrupación de Banderas Paracaidistas en Ifni, no fueron los Ju-87, puesto que estos eran bombarderos en picado, si no que fueron los Ju-52 estos si eran de transporte. De hecho yo he llegado a volar en ellos y me recordaban a las furgonetas 2cv.
    Y tercero, no hay que remontarse a los abuelos, en mi familia, mi padre y mi tío lucharon en Ifni, el primero en Tiradores y el segundo en los paracas.
    Un Saludo en primer tiempo.

    ResponderEliminar

Follow by Email

Google+ Badge

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.